10 Ninguno de ellos podía hacerle frente a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba Esteban.