18 »Vengan ahora. Vamos a resolver este asunto
—dice el Señor
—.
Aunque sus pecados sean como la escarlata,
yo los haré tan blancos como la nieve.
Aunque sean rojos como el carmesí,
yo los haré tan blancos como la lana.