29 Ustedes, filisteos, no se alegren
de que la vara que los golpeaba se haya roto;
de que el rey que los atacaba esté muerto.
Pues de esa serpiente nacerá otra serpiente aún más venenosa,
¡una serpiente terrible que los destruirá!