3 Las ciudades fortificadas de Israel
también serán destruidas,
y se acabará el poder de la realeza de Damasco.
Todo lo que quede de Aram
tendrá el mismo destino de la desaparecida gloria de Israel»,
proclama el Señor
de los Ejércitos Celestiales.