5 Él humilla a los orgullosos
y derriba a la ciudad arrogante;
él la echa al polvo.