1 En aquel día, el Señor
tomará su espada veloz y terrible para castigar al Leviatán:
la serpiente que se mueve con gran rapidez, la serpiente que se retuerce y se enrolla. Él matará al dragón del mar.