10 Pues el Señor
derramó sobre ti un espíritu de sueño profundo;
ha cerrado los ojos de tus profetas y visionarios.