20 Los burlones ya no existirán,
los arrogantes desaparecerán,
y los que traman el mal serán muertos.