8 La hierba se seca y las flores se marchitan,
pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre».