22 «Pero no hay paz para los malvados»,
dice el Señor
.