8 «Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el Señor
—.
Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse.