Isaías 65:1-9

1 Juicio y salvación final
El Señor
dice:
«Estaba listo para responder, pero nadie me pedía ayuda;
estaba listo para dejarme encontrar, pero nadie me buscaba.
“¡Aquí estoy, aquí estoy!”,
dije a una nación que no invocaba mi nombre.
2 Todo el día abrí mis brazos a un pueblo rebelde.
Pero ellos siguen sus malos caminos
y sus planes torcidos.
3 Todo el día me insultan en mi propia cara
al rendir culto a ídolos en sus huertos sagrados
y al quemar incienso en altares paganos.
4 De noche andan entre las tumbas
para rendir culto a los muertos.
Comen carne de cerdo
y hacen guisos con otros alimentos prohibidos.
5 Sin embargo, se dicen unos a otros:
“¡No te acerques demasiado, porque me contaminarás!
¡Yo soy más santo que tú!”.
Ese pueblo es un hedor para mi nariz;
un olor irritante que nunca desaparece.
6 »Miren, tengo escrito mi decreto
delante de mí:
no me quedaré callado;
les daré el pago que se merecen.
Sí, les daré su merecido,
7 tanto por sus propios pecados,
como por los de sus antepasados
—dice el Señor
—.
También quemaron incienso en los montes
y me insultaron en las colinas.
¡Les daré su merecido!
8 »Pero no los destruiré a todos
—dice el Señor
—.
Tal como se encuentran uvas buenas en un racimo de uvas malas
(y alguien dice: “¡No las tires todas;
algunas de ellas están buenas!”),
así mismo, no destruiré a todo Israel.
Pues aún tengo verdaderos siervos allí.
9 Conservaré un remanente del pueblo de Israel
y de Judá, para que posea mi tierra.
Aquellos a quienes yo escoja la heredarán
y mis siervos vivirán allí.
California - Do Not Sell My Personal Information  California - CCPA Notice