12 Los cielos están espantados ante semejante cosa
y retroceden horrorizados y consternados
—dice el Señor
—.