23 ¿Soy acaso Dios solo de cerca? —dice el Señor
—,
no, al mismo tiempo estoy lejos.