10 Entonces el profeta Hananías quitó el yugo del cuello de Jeremías y lo hizo pedazos.