17 En aquel día, Jerusalén será conocida como ‘el Trono del Señor
’. Todas las naciones acudirán a Jerusalén para honrar al Señor
. Ya no seguirán tercamente sus propios malos deseos.