2 Después, cuando jures por mi nombre diciendo:
“Tan cierto como que el Señor
vive”,
lo podrías hacer
con verdad, justicia y rectitud.
Entonces serías una bendición a las naciones del mundo,
y todos los pueblos vendrían y alabarían mi nombre».