4 —Está bien —contestó Jeremías—, oraré al Señor
su Dios, como me lo han pedido, y les diré todo lo que él diga. No les ocultaré nada.