28 No temas, mi siervo Jacob,
porque yo estoy contigo —dice el Señor
—.
Destruiré por completo a las naciones donde te envié al destierro,
pero no te destruiré a ti por completo.
Te disciplinaré, pero con justicia;
no puedo dejarte sin castigo».