15 Oh Israel, traeré una nación lejana contra ti,
—dice el Señor
—.
Es una nación poderosa,
una nación antigua,
un pueblo cuyo idioma desconoces,
cuya forma de hablar no entiendes.