19 ¿Soy yo al que ellos perjudican? —pregunta el Señor
—. Más que nada se perjudican a sí mismos, para su propia vergüenza».