12 —Muy bien, puedes probarlo —dijo el Señor
a Satanás—. Haz lo que quieras con todo lo que posee, pero no le hagas ningún daño físico.
Entonces Satanás salió de la presencia del Señor
.