9 Sus hogares no corren ningún peligro,
y Dios no los castiga.