30 Hasta los pecadores serán rescatados;
serán rescatados porque tienes las manos puras».