8 »¡Ah, que se otorgara mi petición!
¡Que Dios me concediera mi deseo!