20 »Sin embargo, mira, Dios no rechazará a una persona íntegra,
tampoco dará una mano a los malvados.