4 Seguramente tus hijos pecaron contra él,
y por eso el castigo estaba bien merecido;