17 Bendiciones para el pueblo de Dios
«Entonces ustedes sabrán que yo, el Señor
su Dios,
habito en Sión, mi monte santo.
Jerusalén será santa para siempre
y los ejércitos extranjeros nunca más volverán a conquistarla.