29 Lejos esté de nosotros rebelarnos contra el Señor
o apartarnos de él al construir nuestro propio altar para presentar sacrificios, ofrendas quemadas y ofrendas de grano. Únicamente el altar del Señor
nuestro Dios —que está delante del tabernáculo— puede usarse para ese propósito.