21 Entonces Jesús, muy angustiado,
exclamó: