28 La mujer dejó su cántaro junto al pozo y volvió corriendo a la aldea mientras les decía a todos: