53 Por eso Jesús volvió a decir: