61 Jesús estaba consciente de que sus discípulos se quejaban, así que les dijo: