32 Desde el principio del mundo, nadie ha podido abrir los ojos de un ciego de nacimiento.