10 —El Señor
es nuestro testigo —contestaron los ancianos—. Prometemos hacer todo lo que tú digas.