8 Entonces el Señor
ardió de enojo contra Israel y lo entregó en manos de Cusán-risataim, rey de Aram-naharaim.
Y los israelitas sirvieron a Cusán-risataim durante ocho años.