31 Pues el Señor no abandona
a nadie para siempre.