48 ¡Ríos de lágrimas brotan de mis ojos
por la destrucción de mi pueblo!