29 »En el décimo día del mes señalado a comienzos del otoño,
deben negarse a sí mismos.
Ni los israelitas de nacimiento ni los extranjeros que vivan entre ustedes harán ninguna clase de trabajo. Esta es una ley perpetua para ustedes.