34 Esta es una ley perpetua para ustedes a fin de purificar al pueblo de Israel de sus pecados, haciéndolos justos ante el Señor
una vez cada año».
Moisés siguió todas estas instrucciones exactamente como el Señor
se lo había ordenado.