17 Jesús conocía sus pensamientos, así que dijo: