38 Entonces comenzó a gritar: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!».