13 Jesús extendió la mano y lo tocó:
—dijo—.
Al instante, la lepra desapareció.