28 Bendigan a quienes los maldicen. Oren por aquellos que los lastiman.