38 Si te niegas a tomar tu cruz y a seguirme, no eres digno de ser mío.