22 Ellos, muy afligidos, le preguntaron uno por uno:
—¿Seré yo, Señor?