28 Cuando Jesús terminó de decir esas cosas, las multitudes quedaron asombradas de su enseñanza,