35 »Nos comprometemos a llevar cada año al templo del Señor
la primera parte de toda cosecha, sea producto de la tierra o de nuestros árboles frutales.