30 »Sin embargo, aquellos que descaradamente violen la voluntad del Señor
, sean israelitas de nacimiento o extranjeros, blasfeman contra el Señor
y deben ser excluidos de la comunidad.