31 Apenas Moisés terminó de decir estas palabras, la tierra repentinamente se abrió debajo de ellos.